Perder peso no es lo difícil, lo complicado es mantenerlo en el tiempo

..

..

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse.
I Accept

Puedes escucharlo en formato podcast aquí:

Recientes investigaciones en la revista científica Obesity Review, nos muestran como el desafío que nos encontramos no es la pérdida de peso en sí, sino el mantenerlo alejado de nosotros durante el mayor tiempo posible. Desde hace muchos años se sabe que hay muchas posibilidades, de que, si comienzas un programa de pérdida de peso de 6 meses de duración, consigas resultados asegurados si sigues y mantienes las pautas de los expertos y/o especialistas. Pero también se ha comprobado, cómo a partir de los 2 años siguientes al programa, casi el 90% de las personas recupera el peso y se modifican variables fisiológicas que no nos han contado hasta ahora. ¿Te gustaría conocerlas?.

Llevamos años viendo como en la TV, en las redes sociales nos comentan los beneficios de una correcta alimentación, de los hábitos deportivos y de la cultura del quererse. ¿realmente sirven para mantener el peso perdido? La ciencia dice que sí. Cada año se publica una gran cantidad de artículos en revistas científicas sobre tratamientos para la obesidad, sin embargo pocos controlan lo que ocurre después y cómo mantener ese peso que nos ha costado tanto.

El cuerpo humano cuando le hacemos perder peso de manera rápida y sin control, comienza a realizar una serie de cambios que nosotros no podemos ver ni percibir, pero que están ocurriendo a nivel interno. En este caso, nos centramos en la grasa. Se ha observado como cuando disminuye la ingesta energética, es decir, nos ponemos a dieta, existen unos mecanismos fisiológicos que intentan contrarrestar, o por lo menos revisar, lo que estamos haciendo. Esto es normal, el cuerpo debe evitar cualquier entorno que lo pueda llevar a la muerte. El Sistema Nervioso Central no sabes si estás a dieta o si ha pasado algo que no te permite comer y se pone alerta. En las células de grasa (Adipocito), se produce un estrés y se activa el sistema inmune que intenta regular esa pérdida de peso que para nuestro cuerpo puede no ser normal. Es decir, combate contra nuestro esfuerzo e intenta volver a la situación de antes generando mayor apetito, reduciendo el gasto energético total diario o simplemente disminuyendo la capacidad de utilizar los ácidos grasos en otros órganos o estructuras.

Por suerte, se conoce aquellos factores que ayudan a combatir esa necesidad de nuestro cuerpo por mantener un equilibrio (homeostasis) en nuestro cuerpo. Se conoce que mantener un NEAT alto, desarrollar ejercicios de fuerza, tener una alimentación con un correcto aporte de proteínas y nutrientes, controlar las creencias limitantes y tener un buen autoconcepto, pueden ayudar a mantener ese peso perdido durante muchos años. Pero para eso, tenemos que trabajar y aprender cómo gestionar todos esos impulsos. Hasta que no lo consigamos, siempre estaremos en la misma situación de pérdida y ganancia de peso corporal.

¿Te está gustando esta entrada?

Pues escucha el vídeo o el audio para aprender más.

Por razones de privacidad SoundCloud necesita tu permiso para cargarse.
I Accept

Referencias utilizadas:

🔸Nordmo, M., Danielsen, Y. S., & Nordmo, M. (2020). The challenge of keeping it off, a descriptive systematic review of high‐quality, follow‐up studies of obesity treatments. Obesity Reviews, 21(1), e12949.

🔸Van Baak, M. A., & Mariman, E. C. (2019). Mechanisms of weight regain after weight loss—the role of adipose tissue. Nature Reviews Endocrinology, 15(5), 274-287.

🔸Greaves, C., Poltawski, L., Garside, R., & Briscoe, S. (2017). Understanding the challenge of weight loss maintenance: a systematic review and synthesis of qualitative research on weight loss maintenance. Health psychology review, 11(2), 145-163.

Sigue nuestras redes sociales: