Actividad física y enfermedades autoinmunes: muévase y controle la enfermedad

En las últimas décadas, se han mostrado una gran cantidad de evidencias científicas sobre el papel beneficioso de la actividad física como un factor fundamental para evitar el riesgo de una amplia variedad de enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares (ECV), diabetes mellitus y cáncer, entre otras.

Investigaciones recientes destacan el papel de los comportamientos modificables, como la inactividad física en varios aspectos del sistema inmunitario y las enfermedades autoinmunes. Esto quiere decir, que si no nos movemos el cuerpo actúa y se pone enfermo. ¿Será una adaptación? 😉

Se ha visto que la actividad física conduce a una elevación significativa en las células reguladoras T , disminuye la secreción de inmunoglobulina y produce un cambio en el equilibrio Th1 / Th2 a una producción disminuida de células Th1. Además, se ha demostrado que la actividad física promueve la liberación de IL-6 del músculo. La IL-6 liberada de los músculos funciona como una mioquina y se ha demostrado que induce una respuesta antiinflamatoria a través de la secreción de IL-10 y la inhibición de IL-1β.

Se ha demostrado que la actividad física es segura en la mayoría de las enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico (LES), la artritis reumatoide (AR), la esclerosis múltiple (EM), las enfermedades inflamatorias del intestino (EII) y otras. Siempre y cuando estén bien estructuradas y llevadas a cabo por un buen profesional o equipo de trabajo. Yo personalmente confío mucho en la especialización, por lo que busca un buen médico especializado y un buen entrenador que te guíe en este proceso de aprendizaje del movimiento.

La actividad física disminuye la fatiga, mejora el estado de ánimo, las capacidades cognitivas y la movilidad en diferentes pacientes se documentó una mejor calidad de vida y un mejor perfil de enfermedades cardiovasculares. Los pacientes físicamente activos con diabetes mellitus tipo 1 tienen un menor riesgo deneuropatía autonómica y ECV.

Sharif, K.,et al  (2018). Physical activity and autoimmune diseases: Get moving and manage the disease. Autoimmunity reviews17(1),

Wedell-Neergaard, A. S., et al  (2019). Exercise-induced changes in visceral adipose tissue mass are regulated by IL-6 signaling: a randomized controlled trial. Cell metabolism29(4)