Pasos diarios para mejorar la salud.

Pasos diarios para mejorar la salud.

Hoy por la mañana estaba viendo el twitter personal y me he encontrado con este artículo que compartía Brad Schoenfeld, PhD sobre una revisión sistemática que contaba los pasos diarios para estudiar la relevancia en la salud y los riesgos de mortalidad.
Schoenfeld comentaba en su Tweet que contar el numero de pasos diarios era una herramienta útil y relevante para reducir el riesgo de enfermedades y mejorar el estilo de vida.

La verdad que es curioso y me hace reflexionar sobre la importancia que tiene la comunicación, los medios y la tecnología para que algo que lleva más de 20 años en la literatura científica, llegue con tanta fuerza desde hace aproximadamente 5-6 años. Posiblemente sea el desarrollo tecnológico el que lo hace posible, pero no deja de llenarme de curiosidad. Si lo pienso bien, realmente es otra de las variables del mapa de la obesidad, algo que influye en gran medida y que depende de cómo se gestione a nivel gubernamental, puede ser un herramienta espectacular para mejorar la salud, crear economía de mercado y desarrollar I+D+i para mejorar la salud de las personas.

Varios investigadores han observado que los pasos son una unidad fundamental de la locomoción humana y, por tanto, son una medida interesante para medir la actividad física. Entre las principales ventajas que nos marcan, nos encontramos:

  • Los pasos son intuitivos y fáciles de entender para la persona.
  • Los pasos se pueden medir con facilidad y precisión.
  • Los pasos son objetivos.
  • Los pasos se pueden utilizar para establecer a las personas en categorías menos activas y más activas.
  • Los pasos / día tiene fuertes asociaciones con variables de salud física.
  • Los pasos son motivadores y facilitan el cambio de comportamiento.
  • Los pasos pueden ser útiles para traducir los resultados científicos en mensajes de salud pública.

Sin embargo, pienso que los pasos diarios sin otro tipo de ejercicio no sirve para mucho, aunque ciertamente algo es mejor que nada, esto no significa que lo más fácil es lo más adecuado.

Esto lo digo porque en el caso de la obesidad, sobre todo a partir de obesidad tipo III, tendremos que tener cuidado con estar recomendaciones que se suele hacer de los 10.000 pasos.

Es cierto, que se ha visto que los pasos tiene muchas ventajas y pocos inconvenientes a la hora de recomendar algo de actividad física, y que en estudios transversales se ha visto fuertes asociaciones entre los pasos por día y la mejora de diferentes variables de salud. Pero en el caso de la obesidad, debemos hacer un estudio más concienzudo para desarrollar programas individualizados. Me explico.

Tenemos una persona de 35 años con 120 kilos de peso, 60 kilos de grasa, sedentario/a de toda la vida (desde los 10 años), poca capacidad muscular y debilidad en el desarrollo de la fuerza. Dolor en la zona lumbar, y en la rodilla. En su acelerometría hemos visto que tiene una media de 23 horas en estado sedentario y que realiza unos 2300 pasos diarios. Para que sea más completo, os comentaremos que tiene un consumo de oxigeno de 23 ml/min/kg  ( no vamos a dar más datos para hacerlo sencillo).

Lo primero que tenemos que entender son las complicaciones en los patrones de marcha que nos podemos encontrar en personas con exceso de peso.

Posteriormente, es interesante generar una buena planificación de pasos y ver si se van cumpliendo. Os dejo un ejemplo por si queréis hacer vuestro propio excel.

Esto es una herramienta más, personalmente me gusta utilizar un excel donde voy añadiendo semanalmente un porcentaje pequeño para que la persona no se agobie y consiga los micro-objetivos que nos proponemos semanalmente. Esto se llama la «teoría del pequeño cambio».

Si una persona que que camina 3500 pasos diarios, le comenzamos diciendo desde la primera semana que tiene que intentar andar 10000 pasos, le estamos pidiendo que mejore un 185% desde el primer día. ¿ESO ES REAL? ¿ESO TIENE SENTIDO?. Posiblemente la respuesta es NO. Por lo tanto, es mejor tener un objetivo en 6 meses «Llegar a andar 10000 pasos a los 6 meses del programa», y tener micro-objetivos semanales «Incrementar un 3% los pasos diarios (105 pasos). Esto quiere decir, que a lo largo de tres meses mejorando un 3%, esta persona habrá mejorado un 33.9% respecto al inicio. Aumentando 1794 pasos.

¿VERDAD QUE ES MÁS SENCILLO? 

El entrenamiento de fuerza es FUNDAMENTAL, pero nos podemos encontrar problemas con la parte psicológica de la persona. Algunas personas no querrán entrenar en gimnasios o en sitios donde se sientan observados. Es un tema importante que debemos controlar

El impacto será menor en las articulaciones, a la persona le damos tiempo para que vaya perdiendo algo de peso con el nutricionista (en el caso de que se una trabajo interdisciplinar. Yo lo recomiendo), y que vayamos ganando fuerza con entrenamiento específico.

Si tenemos suerte y contamos con un equipo. En esta primera fase, personalmente creo que es fundamental contar con los psicólogos.

Ellos nos ayudarán a gestionar las creencias limitantes, entender las etapas del cambio y los conflictos interpersonales, a generar una correcta adherencia al trabajo de todos los días desarrollando motivación. Gestionar las recaídas en el peso, los problemas de estrés diarios, etc. Entiendo que no todo el mundo puede hacer esto, pero todo entrenador debería aprender estas técnicas de trabajo.

Para terminar, utilizar las tecnologías adecuadas nos ayudarán a mejorar el feedback y el compromiso de la persona. A mi me gusta mucho el #applewatch, creo que es una herramienta muy útil. La gente lo critica mucho porque piensa que no es válido o porque mide mal. Yo personalmente creo que cada día mejora, da más recursos y hay que aprender a utilizarla para educar y enseñar a las personas que quieren perder peso.

De hecho, os dejo los últimos estudios sobre el Apple Watch que son muy interesantes:

  • Bai, Y., Hibbing, P., Mantis, C., & Welk, G. J. (2018). Comparative evaluation of heart rate-based monitors: Apple Watch vs Fitbit Charge HR. Journal of sports sciences36(15), 1734-1741.
  • Thomson, E. A., Nuss, K., Comstock, A., Reinwald, S., Blake, S., Pimentel, R. E., … & Li, K. (2019). Heart rate measures from the Apple Watch, Fitbit Charge HR 2, and electrocardiogram across different exercise intensities. Journal of sports sciences, 1-9.
  • Zhang, P., Godin, S. D., & Owens, M. V. (2019). Measuring the validity and reliability of the Apple Watch as a physical activity monitor. The Journal of sports medicine and physical fitness59(5), 784-790.

Al lado os dejo también, varias entradas que escribí en el blog y que os pueden ayudar a entender mejor cómo utilizar esta herramienta.

Espero que os haya gustado e interesado esta entrada. Si es así comparte en redes, te lo agradezco mucho 😉

⭐ ⭐ ⭐ ¡SÚSCRÍBETE! ⭐ ⭐⭐

► Twitter: @javierbutra

► Facebook: @javierbutra

► Blog: https://javierbutra.com/actualidad/

► Formación en Obesity Management School:

Por |2019-06-14T16:06:22+00:00mayo 30th, 2019|excel, Formación, Obesidad, Salud|Sin comentarios

Sobre el Autor:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.