Hace unos años, en la prestigiosa revista Sport Medicine presentaron un artículo de opinión muy interesante donde proponían que los términos aeróbico y anaeróbico deberían utilizarse de manera apropiada, tratando de unificar su uso entre los entrenadores, atletas, médicos y científicos del deporte.

23-03-2018 10-03-38

Los autores expresaban que, a pesar de la alta calidad de las investigaciones, el uso del término aeróbico y anaeróbico continuaban siendo inapropiadas por algunos investigadores del ejercicio. A continuación, os dejamos un resumen de la opinión este artículo.

Knuttgen en 1978 publicó un estudio pionero que proponía el término “intensidad” para describir el esfuerzo con la que se realiza el ejercicio o se percibe como un porcentaje de la carga externa. Unos 30 años más tarde, un libro de los autores Winter y MacLaren destacó este paradigma utilizando la terminología “ejercicio de máxima intensidad” para describir la fisiología del ejercicio relacionada con la contribución del metabolismo aeróbico/anaeróbico al suministro de energía.  En este contexto, los autores creen que describir los esfuerzos/ejercicios basados en su “vía fisiológica” podría llevar a errores. De hecho, muchos autores describen el ejercicio de corta duración como “anaeróbico” y los esfuerzos más largos como “aeróbico”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin embargo, la fisiología del ejercicio ha evolucionado durante la última década, y la tecnología ha contribuido a evolucionar desde los sacos de Douglas en el laboratorio hasta los analizadores de gases portátiles en el campo para evaluar las respuestas cardiorrespiratorias al ejercicio. Además, otros métodos más invasivos, como las biopsias musculares, han permitido a los investigadores aclarar la cinética del metabolismo aeróbico/anaeróbico durante el ejercicio.

También nos encontramos con los analizadores de lactato en sangre portátiles, los cuales permiten a los investigadores medir fácilmente el lactato (un metabolito de la glucólisis) y evaluar el grado de contribución “anaeróbica” al ejercicio en cuestión de segundos. A pesar de ello, algunas publicaciones recientes todavía reportan nomenclaturas que no están actualizadas. El objetivo de este “artículo de opinión” era, por tanto, poner de relieve los errores subyacentes a una nomenclatura que seguimos utilizando a día de hoy. Con esto, los autores quieren ayudar a estandarizar la terminología publicada por los científicos de todo el mundo. En este sentido, la terminología aeróbica/anaeróbica en la ciencia del deporte plantea algunas cuestiones por las siguientes razones:

  • El término “anaeróbico” es malinterpretado – algunos piensan que se refiere a la ausencia de O2.
  • El término “aeróbico” también parece implicar la ausencia de cualquier contribución “anaeróbica”.
  • Las contribuciones metabólicas al ejercicio no pueden separarse ni categorizarse tan fácilmente.
  • La intensidad del ejercicio repercute en gran medida en la contribución metabólica de las vías energéticas; por lo tanto, debería hacerse una aclaración al respecto.
  • Algunos deportistas podrían tener una “formación fisiológica” limitada y, por lo tanto, podría aumentar la probabilidad de que utilicen indebidamente términos y conceptos en su práctica deportiva.

En los últimos tiempos, varias publicaciones clave han puesto en tela de juicio conceptos anteriores, lo que ha dado lugar a un cambio de opinión y comprensión. Por ejemplo, Racz  y colaboradores investigaron la contracción muscular y aportaron nuevos datos al punto de vista de la contracción muscular representado por Hill en 1938. En el mismo contexto, una serie de artículos nos han permitido “considerar” los esfuerzos de una manera diferente a la que se describieron por primera vez hace algunas décadas. Es importante señalar que el metabolismo “anaeróbico” no es una vía que funciona en ausencia de oxígeno, sino que “no utiliza oxígeno”. Por lo tanto, el metabolismo “anaeróbico” que transforma el trifosfato de adenosina (ATP) y la fosfocreatina (CrP) no debería denominarse “anaeróbico”, sino más bien “independiente del oxígeno” o “no mitocondrial”. Por lo tanto, en lugar de llamarlo la “vía a-láctica anaeróbica”, debería llamarse la ” vía de los fosfágenos “. Del mismo modo, la “glucólisis” debería simplemente sustituir a la `vía láctica anaeróbica’, ya que una vez más, aunque no está directamente implicada en esta vía, el oxígeno todavía está presente. En el caso, la tercera vía de energía metabólica, “fosforilación oxidativa” debería sustituir al término “vía aeróbica”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los autores creen que cada ejercicio debe ser descrito por lo que está evaluando específicamente, evitando así describir erróneamente la(s) vía(s) metabólica(s) involucrada(s). Por ejemplo, para describir el resultado de una prueba incremental (VO2max), no se puede hablar de la “velocidad aeróbica máxima” alcanzada, sino de la “velocidad máxima alcanzada a VO2max” o de la “velocidad pico alcanzada a VO2max”, tal como Billat y colaboradores utilizan con razón en este artículo Billat VL, Blondel N, Berthoin S. Determination of the velocity associated with the longest time to exhaustion at maximal oxygen uptake. Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1999;80(2):159–61.”

Los autores muestran en su discusión que los esfuerzos muy cortos (que duran menos de 1 segundo a los que duran alrededor de 6 segundos no sólo dependen de la vía fosfágena, sino también parcialmente de la glucólisis. Por ejemplo, un solo sprint “máximo” de 6 segundos se realiza de hecho con aproximadamente la mitad de la energía procedente de “fosfágenos”, mientras que la otra mitad procede de vías “glucolíticas”. Este hallazgo de Gaitanos fue publicado hace más de 20 años, y creemos que es hora de tenerlo en cuenta a la hora de entender los esfuerzos cortos máximos, denominados “all-out”. Por lo tanto, en lugar de llamarlos “ejercicios anaeróbicos a-lácticos”, deberían llamarse, por ejemplo, “esfuerzos de alta intensidad de corta duración” o, de manera más breve, “esfuerzos explosivos”. Estos esfuerzos explosivos se realizan a una potencia de salida aproximadamente seis veces superior a la de “la potencia aeróbica máxima (MAP)”. Spencer y colaboradores entre otros autores, demostraron contribuciones mixtas anaeróbicas/aeróbicas en diferentes duraciones de ejercicio de entre 20 a 234 segundos, correspondientes a distancias de carrera de 200 a 1.500 m.

Normalmente en la mayoría de los clubs de entrenamiento, los esfuerzos de resistencia se describen a menudo como “aeróbicos”. Sin embargo, el ejercicio puramente aeróbico no existe mientras se ponga un mínimo de intensidad. En este sentido, estudios recientes cuestionan el concepto de VO2max después de que las modificaciones del protocolo de prueba permitieran alcanzar diferentes valores de VO2max. De hecho, uno de los criterios para alcanzar la meseta de VO2max es alcanzar un valor mínimo de Lactato de 6 a 9 mmol/L-1 (dependiendo de los autores y de la edad de los sujetos). Esto muestra claramente una participación significativa de la “glucólisis”’. Esto no es sorprendente, ya que un esfuerzo máximo al final de una “prueba de VO2max” se produce a intensidades muy superiores al segundo umbral ventilatorio (que también se describe como umbral de compensación respiratoria. Por lo tanto, los autores creen  que cada ejercicio debe ser descrito por lo que está evaluando específicamente, evitando así describir erróneamente la(s) vía(s) metabólica(s) involucrada(s). Por ejemplo, para describir el resultado de una prueba incremental (VO2max), no se puede hablar de la “velocidad aeróbica máxima” alcanzada, sino de la “velocidad máxima alcanzada a VO2max” o de la “velocidad pico alcanzada a VO2max”, tal como Billat  y colaboradores la utilizan con razón.

Además, los autores exponen que  ha habido una falta de cuantificación de la contribución de la energía anaeróbica para discriminar el porcentaje de metabolismo anaeróbico frente al aeróbico durante un esfuerzo. A este respecto, se ha sugerido con demasiada frecuencia que el metabolismo “aeróbico” contribuye a la provisión de energía de ejercicio varios segundos/minutos después del inicio del ejercicio. Sin embargo, Granier demostró que para un ejercicio completo de 30 segundos (prueba de Wingate, presentada en primer lugar como una forma de evaluar la capacidad anaeróbica), la contribución de esta vía varía entre el 28% y el 45% de la producción total de energía (dependiendo del perfil de los atletas), mostrando de nuevo un nombre erróneo en la fisiología del ejercicio. Además, durante una distancia  de 400 m de aproximadamente 52 segundos, los últimos 20 segundos de esfuerzo se realizan en VO2max, mostrando que la activación de la “fosforilación oxidativa” es mucho más rápida de lo que se pensaba anteriormente. Hoy en día, se acepta que el suministro de energía para todo esfuerzo se basa en la participación simultánea de tres vías energéticas con una vía predominante que “trabaja” por encima de los otras. Por lo tanto, los autores exponen no describir los esfuerzos  basándose en sus “ procesos fisiológicos”, sino que más bien se deberían  llamar de acuerdo con su duración/intensidad.

Más concretamente, para “esfuerzos all-out ” (esfuerzo máximo para la duración predeterminada), nos proponemos llamar:

  1. Esfuerzos Explosivos: ejercicios completos con una duración de hasta 6 segundos (predominio de la vía fosfágena).
  2. Esfuerzos de alta intensidad: esfuerzos máximos que duran de 6 s a 1 min (predominio de la “vía glucolítica” además de la “vía de fosfageno” y la “fosforilación oxidativa;
  3. Esfuerzos Intensos de Resistencia: ejercicio con una duración de superior a 1 min (predominio de ” fosforilación oxidativa”.

Para el ejercicio de intensidad submáxima, los autores exponen que deben proponerse otras definiciones que expresen con más sentido lo que está ocurriendo realmente en nuestro cuerpo. En ese sentido, el paradigma de metabolismo aeróbico y anaeróbico necesita más investigación, en la que ambos sistemas se complementan mutuamente uno al otro.

Artículo del resumen:

Chamari, K., & Padulo, J. (2015). ‘Aerobic’and ‘Anaerobic’terms used in exercise physiology: a critical terminology reflection. Sports medicine-open1(1), 9.

Artículos interesantes que aparecen en el texto original:

  1. Winter EM, MacLaren DP. Assessment of maximal-intensity exercise. In: Eston R, Reilly T, editors. Kinanthropometry and Exercise Physiology Laboratory Manual Volume 2: Physiology (third edition). Routledge: Abingdon; 2009. p. 307–33.
  2. Bangsbo J. Oxygen deficit: a measure of the anaerobic energy production during intense exercise? Can J Appl Physiol. 1996;21(5):350–63
  3. Baker JS, McCormick MC, Robergs RA. Interaction among skeletal muscle metabolic energy systems during intense exercise. J Nutr Metab. 2010;2010:905612.
  4. Racz L, Beres S, Hortobagyi T, Tihanyi J. Contraction history affects the in vivo quadriceps torque-velocity relationship in humans. Eur J Appl Physiol. 2002;87(4–5):393–402.
  5. Spencer MR, Gastin PB. Energy system contribution during 200- to 1500-m running in highly trained athletes. Med Sci Sports Exerc. 2001;33(1):157–62.
  6. Gaitanos GC, Williams C, Boobis LH, Brooks S. Human muscle metabolism
    during intermittent maximal exercise. J Appl Physiol (1985). 1993;75(2):712–9.
  7. Astrand PO, Saltin B. Oxygen uptake during the first minutes of heavy muscular exercise. J Appl Physiol. 1961;16:971–6.
  8. Billat VL, Blondel N, Berthoin S. Determination of the velocity associated with the longest time to exhaustion at maximal oxygen uptake. Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1999;80(2):159–61.

Un comentario en “Resumen; Términos’aeróbicos’ y ‘anaeróbicos’ utilizados en la fisiología del ejercicio: una reflexión crítica sobre la terminología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s