En los últimos tiempos se ha visto que las pruebas de esfuerzo tienen una gran importancia para evaluar la respuesta del corazón ante el ejercicio. Cuando una persona con obesidad comienza un tratamiento de pérdida de peso donde vamos a incluir ejercicio y actividad física se vuelve una herramienta imprescindible para valorar ciertos aspectos que mencionamos a continuación:

Prueba de esfuerzo_2.jpg

1.El médico especialista nos da el visto bueno (apto) para que esta persona haga ejercicio sin riesgos. De esa manera descartamos posibles patologías cardíacas o pulmonares y el médico nos dirá hasta qué intensidad podemos llegar con la persona. Por lo que es una herramienta fundamental para el entrenador personal.

2.Además, es de suma importancia tener una historia clínica y un electrocardiograma (ECG), tanto en reposo como en ejercicio que evalúe la normalidad del mismo y se decida si se deben hacer pruebas complementarias al ECG. La historia clínica nos dirá si ha sufrido alguna lesión o tenemos que tener cuidado cuando seleccionemos nuestros protocolos de entrenamiento.

2017-01-31-11-37-50_31-01-2017-15-19-40-jpg.jpeg

3.Por otro lado, la Prueba de Esfuerzo o ergoespirometría (PE) tiene otro objetivo importante: “Determinar y analizar la respuesta integral al ejercicio y evaluar la funcionalidad de los sistemas implicados durante un esfuerzo físico, PARA PODER SELECCIONAR ADECUADAMENTE EL PROGRAMA O ESTRATEGIA DE ENTRENAMIENTO”

08-09-2017 17-37-23.jpg

Durante una PE, podemos observar el comportamiento de diferentes sistemas que componen el cuerpo humano (Sistema cardiovascular, respiratorio, endocrino…) para intentar mantener un equilibrio interno del cuerpo (homeostasis) ante un esfuerzo progresivo e incremental. Cuando empezamos a correr, no sólo el sistema locomotor se pone en funcionamiento, dentro de nosotros se están produciendo cambios en el sistema de aporte de oxígeno, que como bien explica el Dr Calderón en su libro, está formado por el aparato respiratorio (captación de oxigeno (O2)), un sistema de transporte (la sangre) y un sistema que bombea y distribuye toda esta sangre a diferentes puntos del cuerpo (cerebro, músculos …). Por otro lado, tenemos un sistema que intentará aportar energía mediante un sistema de asimilación de combustible (aparato digestivo) que hemos aportado mediante la nutrición y un sistema que libere y regule la utilización de esa energía (metabolismo y endocrino) y que mantenga estable este desequilibro al que estamos llevamos a nuestro cuerpo. Por último, no podemos olvidarnos que quien recibe toda esta información y manda diferentes estímulos es el Sistema nervioso central (SNC). Una compleja red de comunicación que manda información a todos los sistemas anteriormente mencionados.

2017-01-31-11-42-08_31-01-2017-15-40-46-jpg.jpeg

Esto nos hace pensar, por lo menos a nosotros, que no sólo debemos entrenar el sistema cardiovascular y respiratorio mediante el entrenamiento físico, sino que dentro de nuestra planificación, debemos incluir la nutrición para aportar la energía necesaria durante esfuerzos intensos, descansar y dormir suficiente para recuperar el equilibrio del organismo y que se produzcan las adaptaciones fisiológicas necesarias, aprender a competir y a asimilar la carga emocional del esfuerzo y la sensación de fatiga, y por último, no olvidar que para producir una respuesta, tiene que haber un estímulo, y que a su vez para producir una adaptación, tiene que haber un entrenamiento adecuado.

2017-01-31-11-41-23_31-01-2017-15-09-25-jpg

Para la realización de la prueba existen diferentes protocolos, pero normalmente el que nosotros utilizamos es el Bruce Modificado, en el cual que van incrementando la velocidad y la pendiente de la cinta de forma predeterminada. Los períodos de tiempo en que la velocidad y la pendiente permanecen constantes se denominan estadios y la duración del ejercicio en una persona con obesidad es de 8 a 12 minutos aproximadamente.

Durante la prueba se vigila continuamente el electrocardiograma como pueden ver en el vídeo del inicio. La prueba se interrumpirá cuando la persona se encuentre bastante fatigado, aparezcan anomalías clínicas relevantes (angina, alteraciones electrocardiográficas, comportamiento anormal de la tensión arterial), o cuando se alcance un nivel de esfuerzo suficiente para el diagnóstico.

¿En qué variables debo fijarme en una Prueba de Esfuerzo?

Una vez que hemos visto que durante el esfuerzo hay una necesidad de respuesta integrada del organismo, nos centrarnos en explicar qué variables puedo “yo”, como entrenador, utilizar para mejorar la calidad de vida de las personas que quieren perder peso.

Una vez que tenemos la prueba, los datos más importantes suelen quedar resumidos en una tabla como la que se muestra a continuación:

2017-01-31-11-42-53_31-01-2017-15-24-20-jpg.jpeg

Lo primero que debemos saber es que VT1 corrsponde al que se denomina comúnmente umbral aeróbico, y que el VT2 corresponde al determinado como umbral anaeróbico. Casi siempre suele venir una columna con unos datos máximos alcanzados durante la prueba y unos datos teóricos que son calculados mediante fórmulas y estimaciones. En algunos centros también te dan la información de las variables a los 2,3 ó 5 minutos de recuperación activa (una vez que ha terminado la prueba, andando en la cinta o pedaleando en la bici pero a un ritmo muy suave).

Lo primero en lo que debemos fijarnos es en el consumo máximo de oxigeno (VO2max) relativo al peso y en valores absolutos, y saber si ese valor es bueno, regular o malo. Es la primera información básica que nos puede dar la prueba, y nos ayuda a entender la capacidad que tiene la persona de captar oxigeno de la atmósfera, transportarlo por el cuerpo y utilizarlo a nivel muscular. Este dato, es particular para cada persona y en algunos casos es poco modificable. No en personas con obesidad, que cuando van perdiendo peso aumentan el valor tanto relativo como absoluto. En la tabla que mostramos aparecen valores de referencia de personas que no son deportistas. Normalmente nos vamos a encontrar con valores por debajo de 30 ml/min/kg de peso, y esto nos da una información relevante para comenzar nuestro programa de ejercicio.

2017-01-31-11-44-07_31-01-2017-15-43-58-jpg

Podríamos hablar largo y tendido sobre esta variable, pero esto será tema de conversación en el módulo 1 del curso de Entrenador Especialista en Pérdida de Peso

08-09-2017 17-25-59.jpg

Lo siguiente que tenemos que mirar son los estadios que ha realizado tanto en velocidad como en pendiente y entender que es el VT1,(umbral ventilatorio 1 =Umbral aeróbico) y el VT2 (Umbral ventilatorio 2 =umbral anaeróbico), a partir de ahí puedo comenzar a realizar ejercicio con diferentes intensidades, series, tiempo de descanso, etc y que busquen unas adaptaciones concretas en la persona.

2017-01-31-11-45-06_31-01-2017-15-44-52-jpg

Uno de los datos que más nos importa en OMS, es el VT2, ya que este valor nos está mostrando señales de una situación de estrés dentro del organismo y del Sistema Nervioso Central (SNC). En este punto, el organismo no es capaz de aportar el oxígeno suficiente al músculo y los sistemas de eliminación y de regulación del organismo parece que han perdido eficiencia, por decirlo de una manera simple. Si esta señal de alarma la mantenemos durante un momento o un entrenamiento, tendremos una respuesta. Si a su vez, esta señal de alarma la mantenemos durante varios entrenamientos, estaremos buscando una adaptación.

Ahora nos toca seleccionar qué tipo de ejercicio vamos a hacer, por qué y para qué. Pero para hablar de todo esto y mucho más dentro del módulo 2 del curso, simplemente inscribirte y aprenderemos juntos desde OCTUBRE hasta ENERO.

Bibliografía

1. Calderón, F. J., Benito, P. J., Peinado, A. B., & Diaz, V. (2008). Significado fisiológico de la transición aeróbica-anaeróbica. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, (32), 5-16.

2. Calderón, J. (2012). Fisiología Humana. Aplicación a la actividad física. Editorial Panamericana.

3. Costill, D. L., Wilmore, J. H., & Kenney, W. L. (2012). Physiology of sport and exercise. Physiology Of Sport And Exercise-9780736094092-66, 78.

4. Peinado, P. J. B. (2004). Estudio del modelo respiratorio: Nuevo método de determinación de los umbrales ventilatorios(Doctoral dissertation, Universidad Politécnica de Madrid).

5. Chicharro, J. L., Perez, M., Vaquero, A. F., Lucia, A., & Legido, J. C. (1997). Lactic threshold vs ventilatory threshold during a ramp test on a cycle ergometer. The Journal of sports medicine and physical fitness37(2), 117.

6. Chicharro, J. L., & Laín, S. A. (2004). Transición aeróbica-anaeróbica: concepto, metodología de determinación y aplicaciones. Master Line.

7. Buchheit, M., & Laursen, P. B. (2013). High-intensity interval training, solutions to the programming puzzle. Sports medicine, 43(5), 313-338.

Un comentario en “Prueba de esfuerzo en personas con obesidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s