Curiosamente, mi cerebro se mueve más por cursos académicos que por años naturales. Las modas y las tendencias tienen un ritmo y dirección parecidos. Este curso, nada más empezar me encontré dos mensajes relacionados con mi día a día y mi labor como profesional. Me apetecía hacer una reflexión en alto y escribir para estructurar mi pensamiento. Dar una simple visión de lo que para mí, está pasando con el tema del sobrepeso y la obesidad. Un sencillo punto de vista…

Captura de pantalla 2013-09-08 a la(s) 16.00.47

A partir de esta página web que encontré por casualidad mientras trabajaba, pensé: “otra vez las malditas modas…”. Por suerte, mi compañera @Barbara_Schez y otro gran profesional de la nutrición @juan_revenga, ya llevaban tiempo hablando del tema y demostrando que hay que tener mucho cuidado con las decisiones que tomamos respecto a nuestra salud. (http://bit.ly/16FSXg4 ).

Pero más allá de mitos y realidades, algo que el Dr Pedro J Benito y yo, llevamos intentando estudiar desde hace tiempo, me puse a leer los mensajes y comentarios que escribían las “personas” que habían probado el producto o iban a probarlo. Cuando leí los primeros cinco, ya no tuve más necesidad de leer. Sé que estamos haciendo algo mal desde todas las ramas de trabajo de la salud: Medicina, psicología, nutrición, ejercicio, política, educación… Sólo tienes que observar la desesperación de la gente, la frustración por encontrar una solución a “su” problema, y ahí, es donde me pregunto : “¿Sabemos realmente las necesidades que tienen las personas que queremos ayudar?”. 

Captura de pantalla 2013-09-08 a la(s) 16.35.14

En un mundo donde el “ya” y el “ahora” se han vuelto los conceptos preferidos del “consumidor”, mi preocupación es saber sentir lo que ellos sienten, conseguir que se sientan participes de un proceso donde ellos son el centro de todo. Pero no para recibir información sin más, sino para trabajar con ella y hacer esfuerzos por introducirla en su día a día.

Por otro lado, me encuentro con otro mensaje:

Captura de pantalla 2013-09-08 a la(s) 16.00.27    Llevamos más de 7 meses sabiendo del programa, pero no estábamos seguros de como se iba a desarrollar. Observando, veo grandes profesionales de la salud, con una gran experiencia práctica e investigadora dentro del “juego”, y curiosamente, eso me llama mucho más la atención por varios motivos:

Para mi, la salud y la calidad de vida no debería ser una cuestión de juego, sino una necesidad humana primaria (ver pirámide de Maslow). Donde el rigor y la seriedad deberían ser sus fieles seguidores. Donde  el trabajo, el compromiso y la responsabilidad, los valores fundamentales de la enseñanza. El sobrepeso y la obesidad, sea considerada enfermedad o no, se ha castigado de tal manera, que se nos ha olvidado ponernos en el lugar de las personas que están detrás. “La empatía requiere y exige reflexión, sensibilidad”. Fíjate, que lo hemos llegado a convertir en un “simple programa” (algo que no me extraña de algunas cadenas de televisión), donde ya la primera de todas las frases, hace dudar bastante: “el que menos masa muscular haya perdido será automáticamente nominado”, me imagino que será una errata y habrán querido decir “masa grasa” y que los médicos y sobre todo los dietistas-nutricionistas, que son los verdaderos expertos en alimentación, explicarán al espectador (de manera simple) que se debe ir perdiendo masa grasa, e intentar mantener un buen tono muscular para que no diminuya la tasa metabólica basal, eso espero. Pero si realmente leemos entre líneas, lo que podemos seguir observando es que no paramos de mandar mensajes incorrectos e incoherentes: “prisas”, “rapidez”… sino pierdes grasa “estás automáticamente nominado”, en fin, sigamos con nuestras incongruencias señores especialistas de la salud. Yo prefiero apartarme de ese mensaje, y desarrollar un nuevo concepto y filosofía de trabajo.

¿Pensamos en las necesidades de las personas y cómo poder solucionarlas?, o realmente lo que nos importa es la audiencia de miles de espectadores que se encuentran con el mismo problema. No hace falta sacar estadística, sólo hace falta, como decía Leonardo Da Vinci, pararse y observar el mundo.

No me apetece hablar más del tema. Otro día, más adelante, daré una visión de lo que para mi, es un buen programa de perdida de peso. Mi pequeño gran sueño, un lugar inspirador, con profesionales que posean un ADN de profesionalidad y que sean emocionalmente equilibrados para algo tan complejo como “ayudar”. Mientras tanto, pensemos realmente en el estudio de las necesidades humanas….

Ciao

Sigo citando constantemente a Javier Urra. Su libro “Mapa sentimental” me está fascinando y nos encontramos con grandes verdades como:

– Debemos abordar los problemas de forma holística, global, para no perder la perspectiva. Y a esto añado, sin olvidar que estamos trabajando e interactuando con personas.

– Miremos alrededor y veremos una sociedad enmarañada por los tópicos que se hace eco de una cháchara insustancial, que prima la razón y los intereses sobre la emoción, al tiempo que genera analfabetos sentimentales a los que desahucia y seres humanos que se auto agreden o violentan a los demás.

– De vez en cuando, deberíamos jugar a saber que siente la otra persona.

Un comentario en “El estudio de las necesidades humanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s