128cbf6PhD. Víctor Díaz Molina

ch.linkedin.com/in/victordiazmolina/

victordiazmolina@gmail.com

Posiblemente nunca podré darle las gracias por todo lo que ha hecho por mí, y es difícil expresar lo que ha representado esta persona en mi vida. Gracias a él, posiblemente estoy en la posición laboral en la que estoy. Gran amigo, excelente compañero de trabajo, cómplice en los desafíos deportivos y una persona de las que puedes considerar “brillantes” en en cuanto a conocimiento.

Víctor Díaz trabaja en el Centro de Fisiología Humana Integral (ZIHP) en la Universidad de Zurich (Suiza).  PhD en fisiología deportiva, su tesis doctoral fue sobre la respuesta cardiorrespiratoria durante la 2ª transición del triatlón a lo largo de una temporada (pdf), y recientemente publicó un meta-análisis sobre entrenamiento en altura (muy recomendable).

Hace un tiempo, nos propuso al @LFE_INEF hacer un pequeño proyecto sobre la suplementación con hierro en deportistas, y yo le propuse que escribiera un post para mi Blog donde explicara a todo el mundo  y de manera fácil, porqué es importante este tema. Creo que ha hecho un excelente trabajo, así que aquí dejo el post de Víctor Díaz.

Suplementos de hierro y ejercicio de resistencia. ¿Tengo que tomarlos o no?

fatigaLa respuesta a esta pregunta es como a tantas otras. Depende de si lo necesitas o no. Muchos corredores, entre los que me incluyo, estamos preocupados por nuestros niveles de hierro. El que más o el que menos ha oído hablar alguna vez la “anemia del atleta” y sabe que tener niveles bajos de hierro puede influir negativamente a su rendimiento porque forma parte de la hemoglobina (molécula que transporta el oxígeno). Y claro, nadie quiere que su rendimiento se reduzca por tener cierta deficiencia de un metal que paradójicamente es el más abúndate en la corteza terrestre. Pero vayamos por pasos:

¿Por qué los corredores de distancias medias y largas pueden tener déficit de hierro?

Es simple. El entrenamiento diario de un corredor implica una serie de pérdidas potenciales de hierro por hemolisis intravascular, sudoración o pequeños sangrados gastrointestinales.

Entonces, por esos entrenamientos diarios, todos los corredores deberían de tener niveles bajos de hierro, pero evidentemente esto no sucede así. Y se debe a que el hierro está regulado muy finamente. De hecho, en ausencia de patología, la misma cantidad de hierro que se pierde diariamente por heces, sudor, etc. se absorbe en el duodeno.

anemia-ferropenica-carencia-hierro

Vale, entonces podemos pensar que no hay nada de malo en tomar suplementos de hierro. Total, mi cuerpo va a absorber lo que necesite y en relación a las pérdidas ¿verdad? Es un buen razonamiento, que he escuchado varias veces. Pero hay un pequeño problema. El cuerpo está dotado de mecanismos para aumentar la absorción de hierro en caso de aumento de la demanda (por ejemplo si aumenta la producción de glóbulos rojos), pero no dispone de ningún mecanismo para eliminar el exceso de hierro. Si a esto le sumas que el hierro es un metal altamente inestable, capaz de donar y aceptar electrones, y tóxico cuando está presente en cantidades excesivas; entonces no parece muy inteligente tomar suplementos de hierro porque sí.

A pesar de todo, algunos estudios ya han presentado resultados de “sobrecarga de hierro” en ciclistas y maratonianos de nivel recreativo, es decir, en aquellos que no están bajo el estricto control médico del que disfruta un deportista de élite.

Mi recomendación es que al menos una vez al año os hagáis un análisis de sangre y que dispongáis junto con el médico la estrategia a seguir si vuestros niveles de hierro son bajos. ¡Pero nunca os olvidéis de decirle que sois corredores de larga distancia!  ¡La anemia del deportista no implica necesariamente una anemia funcional con bajos depósitos de hierros y una disminución de la capacidad para formar glóbulos rojos!

Keep  running in a free world

2 comentarios en “Suplementos de hierro y ejercicio de resistencia. ¿Tengo que tomarlos o no? vía Víctor Díaz

  1. En primer lugar, gracias por tu palabras compañero.
    El tema de este comentario adiccional es que ayer, vía twitter, @Barbara_Schez me preguntó sobre el caso especial de las mujeres.

    Es sabido que las mujeres son diagnosticadas de deficiencia de hierro con mayor frecuencia que los hombres. También hemos escuhcado repetidas veces sobre mujeres deportistas y amenorreicas. Fácilmente esto se explica porque en muchos casos, las pérdidas de hierro debidas a la regla son significativos (pero no en todos, algunos autores como Gore et al. lo han estimado en 5mg), a lo que se añaden las pérdidas debidas al entrenamiento intenso.

    La solución “chicas hay que tomar hierro” a mi me parece bastante simplista. En primer lugar, de qué tipo de mujer hablamos? Del 1% de mujeres que practican deporte profesionalmente o del 99% restante? En el 99% restante, un estudio reciente (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22248501) observó que los niveles de hepcidina (el regulador del metabolismo del hierro) descendía después de un periodo de entrenamiento progesivo. Esto quiere decir, que se produjo cierta adaptación para incrementar la absorción de hierro (para conocer el mecanismo de regulación del hierro podéis leer http://bloodjournal.hematologylibrary.org/content/117/17/4425/suppl/DC1 o http://www.medicinasportiva.pl/new/pliki/ms_2011_04_08_Diaz.pdf). Por otra parte, en un estudio longitudinal encontramos que marcadores de eritropoiesis en triatletas de élite variaban dependiendo del periodo de la temporada en mujeres, mientras que permanecían estables en hombre (http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1751-553X.2011.01348.x/abstract), lo que sugiere que las demandas de hierro en mujeres pueden no ser estables.

    En conclusión, aún nos queda mucho por saber (lo que pasa por seguir investigando), y en particular, necesitamos determinar cuales son las necesidades de hierro de las mujeres debidas al ejercicio, y cuales las derivadas de la mestruación. Hasta entonces, mi opinión personal sigue siendo la de realizar análisis sanguíneos regulares. En caso de aparición de anemia, verificar si dicha anemia es funcional (y debida al ejercicio!! y no a otros facotres como la dieta). Si se recurren a suplementos de hierro, me parece que ahí la cuestión clave es (y aquí espero respuesta de los nutricionistas) el momento adecuado para tomarlo. El ejercicio (1.5h de carrera) suele producir un pico de hepcidina a las 6 horas post-ejercicio, y retorna a niveles normales en torno a las 12 -24 horas después. Cabe pensar que un pico de hepcidina provocará un descenso de la absorción de hierro en el duodeno de forma transitoria (entre las 6-10 horas??). En muchos casos se indica la ingesta del suplemento de hierro precisamente cuando se espera un descenso en la absorción, lo que reduce su eficacia. Por ejemplo, en la cena (a las 22 horas?) después de entrenar a las 16 (6 horas antes).

    • Lo primero enhorabuena. Llevo dos días volviéndome loco. La ferritina, hepcidina, transferrina me salen por las orejas.
      Os animo a que continuéis escribiendo estos pequeños artículos.
      Tengo muchas cosas claras después de la lectura. Pero muchas más dudas también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s