448_488453474547391_443576873_n

La carrera.

Ya no queda nada, la semana previa a la carrera ha sido de locos, menos mal que esta semana teníamos planeados un tapering progresivo y casi no hay entrenamientos. Mis compañeros se van el viernes a una casa rural en León y yo no puedo porque el sábado por la mañana tengo que dar junto con @anabpeinado y Pedro J Benito, una charla de cuantificación de la actividad física en personas sedentarias. Así que después del curso, 4 horitas de camino a León, cenar y pronto a la cama con los nervios de un niño chico. Ya estoy acostumbrado a este ritmo frenético, a veces me supera, pero he de reconocer que en el fondo me divierte estar al 120%.

Captura de pantalla 2013-03-27 a las 10.58.22

IMG_9153Me encanta este tipo de carreras porque es otra manera de compartir la carrera con los compañeros, la cena previa compartiendo las sensaciones, comprobar todo el material con ellos (zapas, cordones, mochila, material…) y su preparación, los nervios de la noche cuando te acuestas y ya, sólo en la cama piensas, “ya está, mañana es el gran día y hay que disfrutar”, comienzas a imaginar momentos de la carrera y la magnifica sensación que es cruzar la meta y saber que lo ha logrado, acostarse con una ilusión y una sonrisa en la cara.

Cuando te levantas y ves todo preparado como si hubieran venido los Reyes Magos con sus regalos, sientes que te recorre por el cuerpo una sensación de bienestar, pero a la vez, se encoje el estomago ante el reto. El desayuno de antes de la carrera es muy curioso también, contando historias para quitar los nervios acumulados y hablar sobre la estrategia a seguir, mirar el tiempo con tensión para estar seguro de que no va a llover. Vestirse es como un rito, yo casi siempre sigo los mismos pasos, y tengo la gran sensación de estar muy cómodo con la ropa y las zapatillas. He pasado tantas horas entrenando con ellas que ya forman parte de mi y me siento genial, cómo un superhéroe con su traje.

Captura de pantalla 2013-03-27 a las 10.38.57

El tiempo parece que va a dar una tregua, los días previos ha estado nevando y los caminos que habían marcado desde la organización se han vuelto cubrir por la nevada, lo cual, hace que sea una carrera dura a nivel físico, pero muy bonita a nivel visual. Por lo menos, parece que durante la carrera no va a llover, eso sería demasiado duro o niebla, que sería peligroso. Nos obligan a llevar guantes, braga para el cuello, cortavientos, gorro y mallas largas, parece que va a hacer bastante frio. Menos mal, que tenemos las pildoras motivacionales de @CentroPRONAF y @EstherMorencos.

Captura de pantalla 2013-03-27 a las 10.41.39

Estoy tranquilo porque me encuentro fuerte, pero sé que va a ser dura y sigo pensando en el entrenamiento específico que me falta en las piernas. Habrá momentos difíciles, especialmente la subidas, así que habrá que dosificar. Los primeros 10 km decidimos hacerlos juntos, a ritmo suave y divirtiéndonos con el recorrido, luego sería selección natural, el que se encontrase más fuerte que tire. A las 9:00 en punto empieza la cuenta atrás y el pulso se acelera por los nervios. Ya no hay marcha atrás, comienza la carrera y nos quedan 31,5 km por delante.

3, 2, 1… Are you ready? Go!!!

Sabía lo que había, lo primero que nos vamos a encontrar es una subida (La Chañada), mis gemelos, estos gemelos que me ha dado Dios, son como dos bombonas de butano que se cargan con una gran facilidad, y la verdad que los primeros km no son muy agradables “pronto empezamos” pienso por dentro. Veo mucha gente con palos y me dan una envidia increíble. He leído algunas estudios sobre esto, y creo que pueden llegar a disminuir la fuerza que ejerces en las piernas hasta un 25%, pero cuando vuelva a Madrid lo comprobaré (Howatson 2010). IMG_9219Al fin, llegamos a la primera cima (Km 4), nos encontramos con los primeros tramos con nieve, y las primeras vistas espectaculares , la bajada que nos encontramos es increíble… muy muy divertida. Igual que las subidas las sufro muchísimo, las bajadas las saboreo como un enano, las rodillas siempre amortiguadas y muy concentrado en donde pisas, pero bajando seguro. Desde la bajada ya ves el siguiente repecho, el “muro”, un cortafuegos  sorprendente, aunque subiendo poco a poco, y teniendo a los compañeros al lado, no se nos complica mucho.IMG_8627

Km 5 al 15

Del km 5 al 9 fue una bajada para disfrutar, corriendo en equipo y disfrutando del paisaje que nos ofrecía el entorno, toda una maravilla, pero todavía nos quedaba 22 km para terminar, una media maratón con dos subidas muy importantes. La primera que empezaba en el Páramo del Sil hasta llegar hasta La Campona a unos 1600 metro de altura aproximadamente. Según vamos subiendo, se nota que baja la temperatura y la subida se complica porque en el camino hay bastante hielo y los pies van resbalando. En esta subida noto mi primer bajón, dos amagos de calambres en los gemelos, que están sufriendo con la pendiente. No puedo dejar de pensar que si empiezo a tener calambres que puedo hacer, abandonar?.. Eso nunca. Pero aunque mi cabeza me diga eso, mi cuerpo nota el cansancio. Miro al frente y veo que no queda mucho para llegar a la cima, y a partir de ahí, me quedarán 16 km, justo la mitad de la prueba.

Captura de pantalla 2013-03-27 a las 10.48.21

Km 16-21

Cierro los puños, y aunque me encanta disfrutar del “sonido del silencio”, me pongo la música  a todo volumen y empiezo el peor momento de la carrera. Cuando más cansado estoy, es cuando más me acuerdo de la filosofía que quiero inculcar en PRONAF, la del esfuerzo, la persistencia, la de no rendirse ante nada y dar siempre el máximo de uno mismo, y con todos los pensamientos positivos en la mente, por fin llego arriba. Ahora comienza la bajada hasta Primout, y esto me da vida, las bajadas son una gozada y después de sufrir mucho en las piernas, comienza lo bueno. Voy corriendo hipnotizado con el paisaje, pensando en mil cosas y algo me dice que ya termino la prueba seguro. Es una sensación rara, pero te das cuenta que realmente vas a terminar, lo tienes claro, sientes que la fatiga de las piernas va disminuyendo en este tramo y cojo mucha energía. Ya voy por el km 21, y me hace gracia lo relativo que es el tiempo y la distancia en algunas situaciones. Ahora 10 km no me parecen tanto, en realidad, pienso que nadie puede detenerme. Iluso de mí, todavía me queda la subida al Pico Negro.

Km 21-25

599734_443183489089536_949981405_nDe Primout a Braña el camino es acompañado junto a@rgarciacamacho , el recorrido va por el lateral del río, una verdadera maravilla, todo es precioso, pero los pies empapados como si fueran lechugas, el agua bastante fría, y zonas con mucho fango que hacen que los pies pesen 4 kg cada uno. Empiezo a pensar en quien ha marcado este recorrido tan gracioso, y que si llega a llover, no sé si hubiera sido capaz de terminar la carrera. Por suerte, el día fue perfecto. Ya estamos en el km 25, SÓLO QUEDAN 6 KM, el subidón emocional es increíble, la satisfacción que te recorre el cuerpo inexplicable, pero lo que no me imaginaba, es la subida que me espera en los siguientes kilómetros, según voy subiendo, empiezo a desinflarme. El Pico Negro, son 500 metros aproximados de desnivel en 2 km, tarde 21 minutos en el primero y 24 en el segundo. Las piernas no me respondían y los gemelos estaban como piedras. Iba despacio, muy despacio. En ese momento iba pensando en la carrera del Rock and Roll que hicieron lo pronafitos en 2011, y como debieron sufrir, igual que estaba sufriendo yo en ese momento. Eso me dio mucha fuerza, y me di cuenta que tenía que seguir buscando pensamientos positivos para hacer la subida más llevadera. Pensar en el@LFE_INEF y la gente con la que trabajo,@CentroPRONAF y el gran equipo que está detrás, mi familia y amigos, la suerte que tengo con todos ellos… todos me ayudaron a dar un paso tras otro hasta llegar al final. Otra vez esa sensación de bienestar que camina por todo el cuerpo. Me paro, cierro los ojos y disfruto de esa sensación durante unos minutos, eso también me ayuda a recuperar y comenzar mis últimos 6 km con mucha energía. Te sientes orgulloso del esfuerzo que has hecho.

Km 25-31

Después de coger un poco de aliento, me doy cuenta que me encuentro muy bien a nivel cardio y mental, pero que a nivel muscular estoy muy cansado (maldito entrenamiento específico en la montaña). Las piernas me tiemblan un poco y las rodillas las noto más inestables a nivel neuromuscular, así que hay que estar más concentrado para que no haya sustos de torceduras o calambres por resbalones.

El último tramo fue divertido y lo agradezco, porque estaba ya muy cansado y parecía que esto no acababa nunca. Me encontraba corriendo, pero tenía miedo que en alguna pequeña cuesta los gemelos me dijeran “basta!!, hasta aquí hemos llegado”. Así que, como me iba diciéndome Raúl durante toda la carrera, “dosifica las fuerzas”, hice caso, ya daba igual 10 min más o menos, iba a conseguir llegar a la meta, terminar la carrera y disfrutarla. Los 3 meses de preparación habían merecido la pena.

La llegada es un momento muy particular en todas las carreras, te encuentras a la gente que  ha terminado y está esperando para animarte, amigos que te reciben con una sonrisa y gritos de ánimo. En ese momento, un escalofrío te recorre desde la cabeza, pasando por los brazos y acabando en la punta de los dedos, y hace que te crezcas, que recuperes toda la energía perdida y se ensancha el corazón. Siempre me acuerdo de cómo se sentirán esos deportistas olímpicos cuando llegan al estadio repleto de gente gritando y aplaudiendo. También me acuerdo de Adrían, el tenía su reto personal, estoy seguro que habrá terminado su Maratón. Ver a Vitor y Sergio con una cara de satisfacción por haber terminado en la meta, y por fin, cruzarla… se me saltan las lagrimas de la emoción. Estoy emocionado por haber terminado, ha sido un ejercicio de compromiso, esfuerzo, persistencia, confianza y determinación. Todos lo hemos conseguido, es un triunfo de amigos. Habrá gente que mire el resultado de la carrera, yo personalmente me quedo con lo difícil que ha sido toda la preparación y los obstáculos y dificultades que he superado para llegar a la meta y pensar LO HAS CONSEGUIDO!!!.

La recompensa

La recompensa es mejor aún, esta sensación la tienes durante días, incluso semanas. Terminar la carrera y compartir las sensaciones que has tenido con cada uno es genial. Te das cuenta, como dice Victor, que la carrera pone a cada corredor en la misma línea. El que ha quedado primero lo ha pasado igual o peor que tú, porque ha ido más rápido. Lo que está claro es que todos hemos sufrido y disfrutado de la carrera de una manera parecida. Hemos tenido una mentalidad ganadora.

Estas carreras son mucho más que eso, a mi me hacen reflexionar sobre muchos aspectos, y cada día estoy más convencido que no hay que conformarse, que debes tener iniciativas y tomar riesgos, intentar no acomodarte y disfrutar de los retos. Quiero sentir que he hecho cosas valiosas en esta vida, que he influido positivamente en el progreso de los demás, y que la gente que me rodea me ayuda a superarme cada día, de ahí, surge toda mi  motivación.

Sólo puedo dar las gracias a todos mis amigos y a mi familia, por poder compartir con ellos cada día, por estar cerca en estos pequeños retos, disfrutando de la vida y sus desafíos.

2 comentarios en “CARRERA DEL ALTO SIL (II). LA CARRERA Y LA RECOMPENSA.

Los comentarios están cerrados.